Vista 1945

Vista 1945
Hotel Boulevard Atlántico. Mar del Sud. Año 1945. Archivo Pablo Grigera

domingo, 25 de mayo de 2014

Once contra diez

Hace muchos años cuando estudiaba arquitectura en la Universidad de Buenos Aires el trabajo de diseño IV consistía en proyectar un hotel en la Ciudad de Buenos Aires.
Junto con mis compañeros de grupo iniciamos la difícil tarea que se prolongaría hasta mitad de año. Llegada la fecha  de entrega, establecimos los lineamientos principales del proyecto y nos dividimos el dibujo del hotel correspondiendo a cada uno de nosotros sus partes integrantes: el basamento, el desarrollo y el remate así como también el resto de la documentación solicitada.
A Marcelo, gran amigo y eximio dibujante, le tocó en suerte el remate del edificio en el cual iba a funcionar la confitería del hotel. Había investigado, en  infinidad de revistas y publicaciones profesionales, interiores a modo de inspiración, realizados por los más afamados arquitectos y que le sirvieron de referencia  a su increíble diseño. Pero lo que distinguía a Marcelo era su dibujo, tan bueno era su trazo que generaba admiración en todos nosotros, sus compañeros, y hasta en los propios profesores admirados de su talento. Era hasta capaz de dibujar un tornillo cuando ni siquiera la escala lo ameritaba.
Llegado el día previo a la entrega nos reunimos para unificar criterios de presentación y posibles desajustes al proyecto. A simple vista su dibujo era soberbio, refinado, una obra de arte que mereció nuestra felicitación. A medida que íbamos verificando el programa y los detalles proyectuales un frio glacial congeló nuestras venas: ¿Y los baños Marcelo? En su afán milimétrico por dotar de increíbles detalles a los planos, Marcelo había priorizado el dibujo y obviado los sanitarios de la confitería. Como no me entraban no los puse, fue su afirmación.
Con calma pudimos convencer  a Marcelo de redibujar ese plano, disminuyendo la capacidad de comensales del salón e insertando los núcleos sanitarios faltantes, cosa que hizo sacrificando horas al sueño. Nuestro proyecto, finalmente, y subsanados dichos problemas técnicos, merecerá de nuestros examinadores una felicitación que nos llenó de orgullo allá en los fines de los 80’.

Cuando veo hoy en día las tareas de restauración del Hotel Boulevard Atlántico de Mar del Sud y su tan declamado “trabajo artesanal” en que en vez de los once balaustres por tramo originales de su balcón principal, hay diez, recuerdo los baños de Marcelo y me pregunto porque los responsables de los trabajos no se basaron en el abundante material fotográfico existente y que refleja perfectamente lo aseverado. Quizás al igual que Marcelo, la excusa de que once balaustres no entraban en cada tramo, escondan que las prioridades reales del trabajo sean realizar sólo una GRAN FACHADA, alejada de cualquier criterio profesional que respete el pasado del edificio y de cada una de sus partes. Los casos del portón de acceso que en nada condice con el original y la datación del frontis son pruebas concluyentes de la falta de dirección y criterio empleados en la realización de los trabajos.
Esperemos entonces que sus hacedores, quizás no tan detallistas como mi amigo Marcelo, puedan modificar la balaustrada, sacrificando  una noche de sueño previo a la entrega final del trabajo, que quizás, aventuradamente, han encarado.




Imágenes Laureano Clavero


Imágenes Laureano Clavero


Para los Marcelos.

Agradecimiento especial a Laureano Clavero.






2 comentarios:

  1. Me parece que los balaustres originales del hotel eran de madera y se retiraron cuando ya estaban podridos. Es probable que los que se consiguen hoy en plaza sean un poco mas grandes. En rigor , no es algo que me quite el sueño. Prefiero ver 10 que el hotel derrumbado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pablo, si sos quien creo comunicate a mi mail personal, Mi miedo es la ligereza de la intervención cuando se pueden hacer las cosas bien, pero la falta de conocimientos y la soberbia de creer que se sabe, abruma. No estoy en contra que se haga sino de como se hace. Es todo muy triste y el tiempo dirá. Saludos.

      Eliminar