Vista 1945

Vista 1945
Hotel Boulevard Atlántico. Mar del Sud. Año 1945. Archivo Pablo Grigera

sábado, 26 de julio de 2014

La placa que recuerda a los Pampistas. Una historia olvidada.

Si bien el viaje de los Pampistas a la Argentina y su estadía en el Hotel Boulevard Atlántico de Mar del Sud no es muy conocido ni ha sido muy estudiado, los pocos escritos publicados a partir defines de la década del 40’, han dado un poco más de claridad al hecho. Quizás a partir de esos escritos es que haya surgido el interés de recordar la trascendencia a este acontecimiento  a partir de visitas realizadas por personalidades destacadas de la comunidad judía y descendientes de Pampistas, con el objetivo de dejar un testimonio material de ese periplo.

José Lieberman menciona que , en marzo de 1954 y tal cual lo expresa  el Colono Cooperador, ”un grupo de turistas marplatenses bajo la dirección del Dr Mario Schteingart, el Dr José Lieberman, el Dr Adolfo J. Rubinstein, el ing. David Sevi y el Dr A. Schavelzon visitó Mar del Sur, recorrieron el Boulevard Atlántico, la playa y los lugares donde permanecieron en 1892 los inmigrantes del barco Pampa, traídos por el Barón Mauricio de Hirsch ; estuvieron también en el lugar donde se encontraba el cementerio de los niños muertos por una enfermedad desconocida en aquel pueblo, alejado entonces de todo contacto humano. Se buscó un lugar adecuado para colocar un monolito recordatorio de aquel momento histórico de la colonización judía en la Argentina[1]

La importancia de esta visita queda reflejada en el prestigio de sus integrantes ya que el Dr Mario Schteingart era por ese entonces un médico de renombre, autor entre otros libros del tratado de Endocrinología Clínica, miembro de la Asociación Médica Argentina, fundador del Instituto Judío de Cultura y presidente de la B'nai B'rith de Argentina.
De José Lieberman su labor como acridiólogo le dará un prestigio grande en nuestro país y el exterior siendo autor de numerosos libros sobre el tema así como también acerca de la inmigración judía a la Argentina. Su condición de hijo de Pampistas lo hacía imprescindible en la búsqueda del cementerio. El Dr Adolfo Rubinstein y el Dr Schavelzon eran a su vez profesionales de prestigio, al igual que el ingeniero agrónomo David Sevi, que inclusive llegará a ser director de la Jewish Colonization Asociation de Argentina.
Uriel Sevi, su hijo y prestigioso arquitecto, al ser requerido su comentario acerca de este extraño suceso, comenta: "Lo que puedo recordar es que el "descubridor" del sitio fue mi padre, el ingeniero agrónomo D.David Sevi, en 1942. En aquél tiempo veraneábamos en Miramar y en el sitio tuvo "noticias" de tumbas raras en la zona de Mar del Sud, "próximas a un arroyo". En ese entonces yo tenía 11 años y escuchaba en la mesa del almuerzo los relatos del hallazgo".

Las palabras del arquitecto Sevi permiten inferir que el descubrimiento del sitio fue varios años anterior a la proclamada expedición que menciona el Colono Cooperador. Inclusive el diario Crónica también se hará eco de este hecho publicando la reseña correspondiente en su edición del sábado 6 de marzo de 1954.

Gentileza del Museólogo Daniel Boh y Mariana Boh. Archivo del Museo Punta Hermengo. Miramar.

No sabemos con certeza si esta delegación logró avanzar con la gestión ante la Municipalidad de General Alvarado, pero el hecho concreto es que recién en la década del 80’ se construirá un monolito pero a instancias de un particular.

El 3 de febrero de 1988 por ordenanza 022/88 del Honorable Consejo Deliberante se sanciona :
Artículo 1º: la aceptación de la donación efectuada a favor de la Municipalidad de General Alvarado por Samuel Grinblat consistente en un monolito para ser ubicado en la plaza pública de Mar del Sud y de una placa identificatoria con el texto: “Diputados Nacionales Enrique y Adolfo Dickman; conforme presentación obrante a fojas de expediente administrativo nº 4038-0232/88 debiendo incorporar la misma al Patrimonio Municipal. Comuníquese al departamento ejecutivo a sus efectos. Firman Alfredo Mércuri, presidente del HCD y Pedro Pailhe secretario del HCD.

Esta placa era una donación del Dr Grinblat para ser ser ubicada en Mar del Sud en homenaje a la estadía de los Pampistas en 1892 y al conmemorarse los 100 años de Miramar, de allí la fecha de 1988. El texto de la misma expresa: “Reconocimiento y adhesión espiritual al centenario de Miramar.1988. Descendientes de los primeros inmigrantes y agricultores judíos que arribaron en 1885 a Mar del Sud. Dr Samuel Grinblat.  Presidente Subcomisión Coordinadora de los Descendientes”

Foto Gentileza Martha Wolff.2014.


Lo extraño del caso es que la placa presente un texto diferente al sugerido en su aprobación y que hacía referencia a los diputados Enrique y Adolfo Dickman. Entendemos correcta la apreciación sobre Enrique Dickman, que llegó en el Pampa con 18 años y como Haim Dickman, pero no la de Adolfo, ya que su hermano y padres vinieron con posterioridad a la Argentina.

La placa presenta algunas singularidades como ser el referirse al año 1885 en vez de 1891 o 1892, dependiendo de la fecha que se considere, si la de arribo a Buenos Aires, 1891, o la de su llegada a Mar del Sud, principios de 1892.
El  apellido Grinblat no aparece en el listado de pasajeros del barco lo cual debe merecer una mayor investigación, quizás podamos teorizar en que su descendencia sea por vía materna.
La idea de referirse a  ”inmigrantes agricultores” merece una explicación ya que en su gran mayoría los pasajeros del Pampa no eran agricultores, venían a la Argentina declarando serlo como una forma de escapar de Rusia y sumarse a la epopeya organizada por el Barón Hirsch.
Es cierto, que con su radicación posterior en Entre Ríos tuvieron que adecuarse a las labores del campo, pero también lo es que la generación siguiente de Pampistas buscó otros horizontes, lejos del campo y surgiendo de entre ellos enormes personalidades de nuestra cultura.

En su reseña sobre lo actuado en relación al Hotel Boulevard Atlántico la Asociación Amigos de Mar del Sud  expone que el texto de la placa fue agregado como antecedente histórico que justificaba el pedido realizado para nombrar al hotel, Monumento Histórico Provincial, ya que en palabras de José Lieberman “la agricultura judeo-argentina, incubada entre sus muros ha sido una factor valioso en la economía agraria del país”.


Desgraciadamente un tiempo después la placa fue vandalizada. Mónica Aramendi reseña este hecho en su libro Mar del Sud Historias de ayer y de hoy[2] : “Lamentablemente, en la década del 90’, la intolerancia, el racismo de algunos, en forma periódica destruían el monumento que sostenía el homenaje simple y locuaz. La delegación municipal lo fue recuperando en forma reiterada, hasta que un día amaneció totalmente destruido.”
Esto motivará una comunicación del Honorable Consejo Deliberante del 27 de marzo de 1992 (015/92) solicitando explicaciones. En su artículo 1º este requería información acerca de la exactitud del retiro del monolito que rendía homenaje a los diputados Enrique y Adolfo Dickman. Asimismo solicitaba conocer si se había aceptado la donación del Sr Grinblat y sobre el grado de responsabilidad del delegado de Mar del Sud,  Don Felipe Echave. Finalmente, en su artículo 2º se mencionaba que el Honorable Consejo Deliberante vería con agrado se reponga el monolito.

Al día de hoy, y a más de veinte años de estos hechos, la placa descansa en la delegación municipal.   Esperemos que prontamente pueda volver a ocupar  el lugar que le corresponde así como también puedan ser  salvados los errores que presenta  y que testimonia el paso de este grupo de inmigrantes judíos por Mar del Sud y el Hotel Boulevard Atlántico.



[1] Tierra Soñada. José Lieberman. Editorial Lasserre. Año 1959.
[2] Mar del Sud . Historias de ayer y de hoy. Osvaldo Aramendi, Mónica Aramendi. Editorial Martín.2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario