Vista 1945

Vista 1945
Hotel Boulevard Atlántico. Mar del Sud. Año 1945. Archivo Pablo Grigera

domingo, 8 de julio de 2018

Las des-ordenanzas del Hotel Boulevard Atlántico de Mar del Sud.



El prefijo des, según define el diccionario de la Real Academia Española, denota negación o inversión del significado de la palabra simple a la que va antepuesto. La expresión  des-ordenanzas  del título de este trabajo pretende reflexionar  sobre la no-existencia o falta de aplicabilidad de leyes y ordenanzas referidas a la preservación de bienes patrimoniales.
En estas últimas décadas ha habido  una importante evolución en relación al concepto Patrimonio. Esto se ha visto reflejado en leyes y ordenanzas que han ido incrementando los grados de protección y características de los bienes protegidos. Pero la sanción de esas ordenanzas debiera traer consigo la aplicabilidad de las mismas, hecho, que en muchas circunstancias, es obviado por las autoridades responsables de su aplicación.
En esta evolución de las leyes y des-ordenanzas hay también víctimas: el Hotel Boulevard Atlántico de Mar del Sud ha sido una de ellas. A partir de un proyecto de puesta en valor iniciado en 2012 fue desguazado su contra frente, demolida su fachada principal un año después para ser reconstruida erróneamente, desmantelada su cubierta original, vendidas sus partes componentes en corralones de la zona, vaciado su interior y reutilizados algunos de sus elementos en el ornato de viviendas particulares y en cercos que delimitan tierras.
Al día de hoy, a casi cinco años de iniciadas las obras, se carece de permiso y cartel  de obra como de  responsables profesionales de las tareas.
Declarado de Interés Histórico por ordenanza 223/75, Monumento Histórico Municipal por ordenanza 247/88, protegido por el Código de Preservación Patrimonial del Partido de General Alvarado bajo la  ordenanza 307/00,  proyecto de ley del año 2010 para ser declarado Monumento Histórico Provincial y de Interés Cultural e Histórico por la Cámara de Diputados en el año 2003.
¿Cómo pudo ser posible, por qué fallaron los controles? ¿Simple negligencia o connivencia política con los inversores-demoledores?
El caso del Hotel Boulevard Atlántico debe servir de ejemplo  para que estos hechos no se vuelvan a repetir y las leyes y ordenanzas que protegen los distintos bienes patrimoniales, muchas de ellas de avanzada y sancionadas con entusiasmo por los representantes del pueblo, no queden reducidos a ser sólo un mero placebo progresista. De lo contrario, comunidades enteras verán desaparecer su propio patrimonio anestesiados con el guión turístico que las autoridades escribirán para esconder su propia responsabilidad.


Este es el resumen de la ponencia presentada en el 1er Encuentro Internacional Ciudades, Territorio y Patrimonio Cultural realizado en la Ciudad de Mar del Plata entre los días 28 y 30 de junio de 2018 y organizado por la FAUD-UNMDP. Maestría en Gestión e Intervención del Patrimonio Arquitectónico y Urbano. La misma fue presentada en el área de Legislación, Enseñanza y Difusión del Patrimonio Cultural y coordinada por la Dra Graciela Viñuales y la Dra María Luz Endere.
Para acceder a la ponencia completa:







domingo, 10 de junio de 2018

Pedido de informes del Colegio de Arquitectos.


El pasado 4 de junio el Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires, Distrito IX, delegación Miramar, presentó al intendente de Gral Alvarado, Dr Germán Di Césare, un pedido de informes referido a las obras en el Hotel Boulevard Atlántico de Mar del Sud.
Este era extensivo también a la Dirección de Obras Públicas de General Alvarado como a la Comisión de Obras Públicas del Honorable Consejo Deliberante. El pedido es firmado por el delegado en Gral Alvarado del Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires, Distrito IX,  arquitecto Enrique Malbrán. 
Esta es su transcripción:


Miramar, 4 de junio de 2018
Sr. Intendente MGA
Dr. Germán Di Césare
S              /                D
Ref.  MHM Hotel Boulevard Atlántico

De mi mayor consideración:

 En virtud de encontrarse en un lento pero constante proceso de avance las obras de desmantelamiento, demolición, construcción o alteración del MHM HBA (Hotel Boulevard Atlántico), situado en la vecina localidad de Mar del Sud de nuestro Partido y, Considerando:
a)     Que el HBA fue Declarado de “Interés Histórico” por OM 223/1973.
b)     Y luego, también fue Declarado “Monumento Histórico Municipal” por OM 247/1988.
c)  Que, precisamente esta última OM establece en su Artículo 2do. que: “toda incorporación,arreglo o tarea de embellecimiento deberá ejecutarse respetando rigurosamente su estilo inicial” y en su Artículo 3ro. expresa: “queda prohibida toda supresión o reforma que pudiera afectar su valor arquitectónico cultural”.
d)   Que la MGA tiene la potestad de ejercer la tutela oficial de todos los bienes patrimoniales del Partido de General Alvarado, facultad que le fue otorgada por el “Código de Preservación Patrimonial” sancionado por OM 307/2000.
e)   Que el citado Código establece en su Artículo 4to. que: dichas Declaraciones comprenden: a) La parcela con todas sus características topográficas y naturales, b) La vegetación que esta incluye, c) La materialización de la línea de borde (cerco, reja, muro, etc., d) El/los edificios, e) los elementos que hacen al equipamiento, identidad, y reconocimiento del bien (faroles, bancos, elementos decorativos, o funcionales, veletas, fuentes, etc.)”, y en el Artículo 8vo: “Prohíbase toda acción sobre los bienes declarados de interés patrimonial que impliquen cualquier construcción, modificación, alteración, ampliación, conservación, restauración, re funcionalización, cambio de uso, o destino de los mismos. salvo la autorización del municipio”.
f)      Que por Resolución 12-14, el Defensor del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires, Dr. Carlos E. Bonicatto, en respuesta a la solicitud efectuada por la Asociación Civil Amigos de Mar del Sud a ese Organismo con el objeto que se vele por la conservación del HBA, resolvió recomendar a la Municipalidad de General Alvarado que  “en la autorización de obra para la puesta en valor del HBA, se exija a la empresa encargada de realizar los trabajos, el estricto cumplimiento  de la normativa vigente según las Ordenanzas 676/88 y 307/00”.
g)    Que a pesar de toda esta importante legislación mencionada Ut Supra,  el HBA continua sufriendo desde hace ya muchos años (hace pocos días fue demolido hasta el cimiento el muro de borde izquierdo sobre la L.M y antes ya se había hecho lo mismo con el derecho). una sucesión  de  modificaciones, desmantelamiento de componentes originales, alteraciones, ampliaciones y demoliciones, todas obras que, de forma “silenciosa” pero “incesante”, se ejecutaron sin la  correspondiente autorización municipal “sin haber respetado rigurosamente su  estilo inicial”,  afectando casi de muerte su “valor arquitectónico cultural”, alterando  de manera casi irreversible la “morfología y ornato del conjunto”. Estas malas intervenciones edilicias que se observan a simple vista desde la calle, han deteriorado, y lo siguen haciendo, los valores intrínsecos valorados en las Declaraciones de Interés Histórico y de Monumento Histórico Municipal y en nada contribuyen a poner en valor y salvaguardar dicho bien, pues ni llegan a tener el valor de réplica ni de “falso histórico”
h)   Que en estos años, las diferentes personas físicas o jurídicas  que se presentaron sucesivamente  como  “nuevos tenedores”, “poseedores” o “profesionales encargados del proyecto y/o ejecución de las obras”, hicieron ex profeso caso omiso a la legislación patrimonial y a pesar de la paralización de obras con multa, que oportunamente  ordenó la Dirección de Obras Privadas de la MGA, las continuaron sin un “proyecto de intervención que respete los principios de la Carta del Restauro y las normas internacionales que reglan las intervenciones sobre bienes de valor patrimonial”, sin dirección profesional y con personal sin experiencia, pero además sin cartel de obra, planos, cálculos de estructuras, incumpliendo sistemáticamente, en forma parcial o completa, con las Secciones II, III, IV, V y VI  del Reglamento General de Construcción que rige en todo el ámbito del Partido de General Alvarado, ante los ojos de todos de forma pública y notoria.
i)       Que el Artículo 21 de Código de Preservación Patrimonial establece: “las infracciones a la presente Ordenanza serán sancionadas con multa, al propietario y al profesional interviniente que se graduará en proporción a la gravedad de las mismas entre 1 y 250 salarios mínimos del agente municipal con horario completo, así como la restitución al estado anterior de las cosas, si esto fuera posible”
j)     Que el desguace del más importante bien patrimonial de General Alvarado incluyó el desmantelamiento del entablonado de madera de sus techos, molduras de antepechos, de ventanas y  de las cargas, de las cornisas, modillones, balcones, mensulones originales parcialmente destruidos, revoques originales sobre la totalidad de la fachada principal,  alzadas, pedadas y descanso  de madera de la escalera principal, tirantería de madera sobre planta baja, y bajo comedor, puertas interiores, portón de acceso, lucarnas, barandas de los patios, carpinterías exteriores, celosías y postigos, fallebas y herrajes de esas carpinterías, zócalos y contramarcos,  todos componentes originales que luego fueron comercializándose al menudeo en alguna compra-venta de  la zona o simplemente “saqueados”.
k)     Que a esta altura de los acontecimientos el HBA, víctima de una “doble intemperie”, la climática,  en un ambiente con fuerte influencia marina,  en el que  ya sin cubiertas, sus paredes, revoques, cimientos, y cabreadas de más de 100 años, absorben el 100% de las lluvias, de los vientos costeros del Sur y del fuerte sol de verano; y simultáneamente, la del virtual desentendimiento del Estado Municipal a ejercer legalmente su  tutela oficial, producto de las cuales se encuentra  en estado de “ruina edilicia y patrimonial, con serios peligros  de derrumbe parcial de varios sectores si no se realizan inmediatamente las tareas de apuntalamiento preventivo”.
l)    Que las sucesivas y equivocadas intervenciones edilicias   aquí sintetizadas fueron denunciadas en medios locales, nacionales e internacionales, presentadas en Congresos profesionales, advertidas en “tiempo real”, por el Arq. Pablo Grigera en su blog http://pgrigeramardelsud.blogspot.com y documentadas en el relevamiento fotográfico realizado en octubre del 2017 por quien suscribe, cuya copia fue entregada al Sr. Director de Obras Privadas MMO Sebastián Vieytes en octubre de 2017 y que también puede consultarse en https://www.facebook.com/enrique.malbran/videos/1558254527617026/.
m)   Que el Director de Cultura Lic. Martín Vera, en la entrevista que le realiza la Sra. Dolores Portero en el programa radial “Todo Cambia” que fue emitido en octubre de 2017 por radio Zona 101.9, manifestó: “existe una Comisión de Patrimonio Cultural, integrada entre otros por representantes del Colegio de Arquitectos”,  y  refiriéndose al HBA agregó: “hay un dueño que está terminando de hacer los papeles del dominio, …,la titularidad del bien y están trabajando…ahora ha reconocido estas deficiencias y ha regularizado…las obras están por comenzar de nuevo…el proyecto está muy bueno…el lugar está increíble…la gente está trabajando  muy bien, se los ve muy serios, le ponen dinero, pasión…”

Por todo lo hasta aquí expuesto, respetuosamente solicito tenga a bien informar acerca de:

1.- Qué acciones de registro, inventario, fichaje  o relevamiento del MHM HBA ha implementado la MGA para garantizar su  tutela oficial.
2.- Si se otorgó un Permiso Provisorio de Obra o la autorización se realizó por Expediente Municipal de Obra en los términos establecidos por el RGC en los puntos 2.1 y 2.2 y si existiera, su número y fecha de presentado y aprobación.
3.- Si fue presentado el Certificado Urbanístico con los respectivos visados de la Dirección de Catastro, de Obras Sanitarias y Libre Deuda de la Dirección de Rentas Municipal, su fecha.
4.-. Cuál es la superficie cubierta y semi cubierta total  antecedente aprobada registrada para la parcela del HBA  en la Dirección de Catastro y si dicha superficie antecedente incluye los departamentos de alquiler temporario construidos sobre la calle 15 de la manzana y otras dependencias de servicio.
5.- Quién actúa  en dicho Expediente en calidad de propietario, tenedor o poseedor del MHM HBA y con qué instrumento  legal acreditó el rol invocado.
6.- Si existen  los contratos profesionales visados por el Colegio profesional correspondiente, quién interviene como Proyectista y/o Director Técnico  de la obra, su título y matrícula profesional y sus antecedentes en patrimonio.
7.- La razón social de  la empresa constructora responsable de la ejecución de las obras, especificando sus antecedentes en restauración de obras patrimoniales, su domicilio y número de inscripción en el IERIC y AFIP como empleador y contrato, apellido y nombres, matrícula domicilio,  de su profesional Representante Técnico.
8.- El apellido y nombres, matrícula y contrato del  profesional responsable de Seguridad e Higiene Laboral y si se presentó, el Plan de Seguridad aprobado por ART.
        9.-  La razón social de la Aseguradora de Riesgos del Trabajo interviniente y número de Poliza
     10.-  El Monto de Obra o inversión en juego declarado y si fue calculado en base a la superficie intervenida o por Cómputo y Presupuesto detallado.
     11.-  El valor de los Derechos de Construcción calculados por la DOP y si fueron abonados a la MGA.
     12.- Cuál fue la multa aplicada por el Tribunal de Faltas cuando la DOP ordenó la paralización de las obras, al propietario y profesional responsable  por infracción a la OM 307/2000 y si esta fue efectivamente abonada.
     13.- Si en el Expediente de Obra o Carpeta Técnica presentada para obtener el permiso de Obra, se incluyó el “Proyecto de Restauración” y los antecedentes del responsable de concretarlos.
  14.- Cuál fue la intervención en este proceso de la “Comisión de Patrimonio” citada en medios locales por el Director de Cultura Lic. Martín Vera y quién es el representante del Colegio de Arquitectos que la integra
Y por último, en virtud de lo descripto más arriba, solicito con todo respeto:
     15.- No ahorre esfuerzos en recuperar de manera urgente, el poder de tutela municipal sobre el más importante ¨Monumento Histórico Municipal” del partido de General Alvarado, en este sentido sugiero a) Disponga nuevamente la  efectiva paralización  con clausura inmediata de las obras en el HBA llevadas a cabo sin autorización y b) Envíe el expediente al Tribunal de Faltas para que se apliquen  las multas que prevé la legislación vigente a los responsables que, a pesar de la última paralización dispuesta, continuaron con la ejecución de obras sin la autorización  municipal, afectando hasta la ruina la morfología y ornato del conjunto edificio del HBA. (Art. 21 de la OM 307/00).
    16.- Para la puesta en valor del HBA, solicite  asesoramiento a la Dirección Provincial de Patrimonio o Dirección de Patrimonio del Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires u a otros Organismos provinciales o  nacionales especializados en  la preservación del patrimonio, y convoque al Dr. Arquitecto Alejandro Novacovsky y  a la Magister Arquitecta Felicidad Paris Benito, Director Académico y Directora Científica, respectivamente del Postgrado “Gestión e Intervención en Patrimonio Arquitectónico y Urbano” de la FAUD de la UNMDP y al Especialista en Preservación y Conservación del Patrimonio Urbano, Rural y Monumental, Arq. Pablo Grigera,  autor de publicaciones en revistas y libros y de ponencias en Congresos, sobre Mar del Sud y el Hotel Boulevard Atlántico.
    17.- Ordene crear en el ámbito de la Secretaria de Obras Públicas de la MGA un área específica encargada de monitorear la Preservación del rico Patrimonio que existe en el Partido de General Alvarado. 
    Sin otro particular y a la espera de una pronta respuesta, aprovecho la oportunidad para saludarlo con la deferencia de siempre.



                                                                                                                                                                                          Arq.Enrique Malbrán
                                                                                            Delegado en General Alvarado del
                                                                                            Colegio de Arquitectos Distrito IX
CC.
Dirección de Obras Privadas
Comisión de Obras Públicas del HCD      




viernes, 1 de junio de 2018

Setenta balcones y ninguna flor. Doce balcones: ¿Algún rigor? 1.ª parte.


Setenta balcones hay en esta casa,
setenta balcones y ninguna flor
¿A sus habitantes, señor, qué les pasa?
¿Odian el perfume, odian el color?


Baldomero Fernández Moreno comienza su  famoso poema con estos versos que muestran su pena al no observar en la fachada de un edificio flor alguna que adorne sus balcones. Se pregunta cómo serán sus habitantes que no pueden percibir su aroma, su color y se cuestiona por  las bellas cosas que perderán.
Al observar las obras en los balcones del Hotel Boulevard Atlántico de Mar del Sud, uno recuerda a Fernández Moreno y se pregunta: ¿Qué sentirán sus actuales hacedores por el edificio, lo amarán? ¿Tendrán suficiente idoneidad para actuar?

Los balcones son estructuras complejas calculadas para sobrecargas importantes. Los reglamentos de construcción establecen claramente esos valores los cuales sumados a su propio peso permiten dimensionar su estructura. Pero los balcones   también tienen cargas puntuales en sus extremos que ejercen una fuerte influencia en su cálculo generando un importante momento flector en su apoyo. Estas cargas pueden ser las barandas de hierro, vidrio, maceteros, y hasta muros perimetrales cuyo peso hay que considerar en el cálculo estructural.

Los balcones del hotel tienen sus particularidades también, son producto de su tiempo, de una forma de construir y de las posibilidades logísticas para su realización.
Al construirse los entrepisos interiores en madera era poco recomendable darles continuidad hacia los balcones, lo que hubiese sido factible de ser materializados con perfiles normales. De allí que se realizara una estructura completamente independiente. Para ello se usaron ménsulas hechas con perfiles de hierro amuradas a la mampostería que sostienen, a partir de una estructura metálica de ángulos y planchuelas, las losas de los balcones.  Estas ménsulas, que absorben el esfuerzo estructural, se ocultaban bajo bellas piezas ornamentales carentes de función llamadas mensulones. El conjunto se completaba con un muro perimetral conformado por mampostería y balaustres cuya carga ejercía presión sobre el balcón y por zunchos de planchuela que fijaban el conjunto al muro portante evitando el volcamiento del sistema.
El paso del tiempo hizo estragos sobre la estructura de hierro de los balcones, reduciendo la sección de las ménsulas y haciendo colapsar su estructura. Así, debido a la acción corrosiva del hierro, se desprendieron los mensulones, revoques, al igual que los balaustres originales que serán reemplazados por un muro de ladrillos comunes colocado en panderete.
Al iniciarse las tareas de puesta en valor de la fachada del hotel se demolieron la totalidad de los balcones incluyendo los correspondientes a las calles laterales perdiéndose así  los parámetros de diseño originales, y entre ellos, sus dimensiones.

Archivo P. Grigera. 1997


Balcón sobre la calle 13. Nótese los zunchos metálicos, las ménsulas y el espesor de los balcones coincidente con el de las molduras. Foto. Laureano Clavero. 2015.


A partir del avance de las obras se decidió el reemplazo de los viejos forjados de madera de su cuerpo principal por un nuevo entrepiso pero esta vez conformado por viguetas pretensadas y bloques de telgopor. Nuevamente se planteó la disyuntiva de cómo reconstruir los balcones ya que generar la continuidad del nuevo sistema de vigas pretensadas hacia los balcones era materialmente imposible, entre otras cosas, por los mayores espesores del conjunto que se verían reflejados en los balcones.
Si bien hubo intentos por realizarlos con perfilería normal, independientes del entrepiso interior, esta solución será descartada. Se optará finalmente por un sistema en el que se mezclan la continuidad de los hierros estructurales, insertos en la capa de compresión de 5 o 6 cm del entrepiso, y que conforma el entramado principal de hierro de las losas. El sistema se completa con una losa independiente de aproximadamente 12cm de espesor, unida al sistema estructural interior por esos hierros y dos mensulones decorativos fijados a la mampostería y al balcón.

Archivo P. Grigera. 2018.


En primera instancia se podría argumentar que la solución adoptada parece ser bastante temeraria. Los balcones carecen de un contrapeso en el interior del edificio que contrarresten los esfuerzos que se ejercen que se verán incrementados con el peso propio de sus muros y balaustres perimetrales. Asimismo es de destacar la carencia de continuidad de los hierros estructurales en algunos de los balcones, desconociéndose cuál fue la solución constructiva adoptada.

Archivo P Grigera. 2017.



¿En base a qué sobrecargas habrán sido dimensionadas sus losas?
¿Cuál será el efecto de las cargas puntuales de los muros y balaustres perimetrales sobre los balcones?
¿Cuáles serán los efectos del momento flector en el apoyo, materializado por el encuentro de la capa de compresión del sistema de viguetas y bloques y las nuevas losas de los balcones?.

Esperemos finalmente que los balcones hayan sido calculados por algún profesional competente que habrá dejado plasmado con su firma, en la Municipalidad de General Alvarado y con anterioridad a la ejecución de las tareas, el cálculo estructural correspondiente. O quizás, sólo se busque que sean decorativos, y se conviertan en balcones sin flor, sin color,  sin otro sentido más que ser una escenografía, una triste puesta en escena de un enorme fracaso que aún sigue dando mucho para contar.


Setenta balcones y ninguna flor.


Setenta balcones hay en esta casa,
setenta balcones y ninguna flor
¿A sus habitantes, Señor, qué les pasa?
¿Odian el perfume, odian el color?

La piedra desnuda de tristeza agobia,
¡Dan una tristeza los negros balcones!
¿No hay en esta casa una niña novia?
¿No hay algún poeta bobo de ilusiones?

¿Ninguno desea ver tras los cristales
una diminuta copia de jardín?
¿En la piedra blanca trepar los rosales,
en los hierros negros abrirse un jazmín?

Si no aman las plantas no amarán el ave,
no sabrán de música, de rimas, de amor.
Nunca se oirá un beso, jamás se oirá un clave…

¡Setenta balcones y ninguna flor!


Baldomero Fernández Moreno. (1886-1950)






domingo, 27 de mayo de 2018

El hotel fantasma de Mar del Sud, datos de un rescate arqueológico.


Daniel SCHÁVELZON[1], Pablo Julio GRIGERA[2].


Desde siempre se ha sostenido la existencia de  restos enterrados que corresponden al viejo Hotel de Mar del Sud.  Génesis de un emprendimiento urbanístico desarrollado por una sociedad anónima a partir de mediados de 1888, el hotel tuvo una corta existencia y fue abandonado, al igual que el desarrollo del poblado, a causa de la crisis de 1890.
Mito, leyenda, lo cierto es que pocos datos se tienen acerca de su funcionamiento, salvo unas pocas fotografías y escritos que evidencian su existencia.
Si bien las tradiciones orales  desarrolladas a través del tiempo lo ubicaban cerca de la playa, y a pocas manzanas del Arroyo La Carolina, en el año 2010 sus restos fueron encontrados por Laureano Clavero a varios kilómetros al noreste de su supuesto emplazamiento. Trozos de ladrillos, vidrios, molduras, botellas y fragmentos de vajillas de lozas, se entremezclaban superficialmente con la arena evidenciando su  presencia. ¿Qué fue lo que sucedió? ¿Cómo pudo desaparecer sin dejar rastros? ¿Corresponden estos restos a los del hotel perdido? ¿Están los restos tapados por los médanos en forma total?
Las evidencias físicas y documentales no dejan lugar a dudas. Los restos que habían sido divisados  por científicos como Ángel Gallardo y Pedro Bovet en la década del 1910, volvían a la luz a casi 130 años de su construcción.
En el año 2015 se pudo tomar contacto con sus restos  y constatar la existencia de sus cimientos, de más de setenta centímetros de ancho y dos metros de profundidad, inequívoco testimonio de la importancia de la construcción ahora ubicada con exactitud, con claros indicios de su saqueo para aprovechar los ladrillos y lo que pudiera encontrarse.
Al día de hoy el área es transitada por cuatriciclos y jeeps que destruyen las evidencias de la existencia de la construcción bajo los médanos. Los problemas en relación a la titularidad de las tierras tornan incierto su futuro resultando indispensable su protección legal, al igual que el encarar tareas profesionales que permitan delimitar el alcance y características del yacimiento.
Es imperioso que las autoridades correspondientes establezcan los mecanismos que permitan su salvaguarda ya que los restos del Hotel Mar del Sud constituyen un legado de valor patrimonial para la comunidad del partido de General Alvarado.


Este trabajo fue presentado en la Jornadas Regionales de Arqueología y Paleontología, realizadas en la Ciudad de Miramar los días  5, 6 y 7 de abril de  2018.




[1] Centro de Arqueología Urbana. Instituto de Arte Americano e Investigaciones  Estéticas “Mario J. Buschiazzo”. Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo. U.B.A. Av Intendente Güiraldes 2160. 4to Piso.Pabellón III. Ciudad Universitaria. C.A.B.A (C1428EGA). cau@fadu.uba.ar
[2] Arquitecto, Conservador de edificios. F.A.D.U. (U.B.A). pgrigeramardelsud@gmail.com
                                                                                                                                                                






sábado, 14 de abril de 2018

Hotel Boulevard Atlántico. ¿Quién se hace responsable?


En estos últimos días el diario La Capital de Mar del Plata ha publicado un artículo acerca de la continuidad de las obras en el Hotel Boulevard Atlántico de Mar del Sud.
Esto presupone la existencia de un permiso municipal,  inexistente desde noviembre de 2013 a la fecha, pero ¿quién se hace responsable de la ejecución de la estructura de entrepisos y balcones realizada?
A partir de estos hechos surgen un sinnúmero de interrogantes, a saber:
El reemplazo del forjado original de madera del edificio por una estructura de viguetas pretensadas y bloques de telgopor se apoya sobre una estructura de columnas y vigas de hormigón armado. ¿Dónde asientan dichas columnas? ¿En nuevas bases de hormigón o en las zapatas originales del edificio?
¿Por qué se horadaron los muros originales con los riesgos que ello implicó  para insertar las nuevas columnas cuando se debió independizar la estructura del edificio original?
¿Existen planos y cálculo estructural presentado previamente a las tareas y aprobado por el municipio con la firma del profesional responsable?
¿Por qué se emplean en algunos sectores   viguetas simples cuando la longitud de las mismas y su sobrecarga obligarían al uso de dobles viguetas? ¿Verificará la estructura?
¿Para qué sobrecarga y usos  fue calculada la estructura?
¿Cómo fueron construidos los balcones y cómo será el momento flector en su apoyo?
Si entendemos que el hotel es el mayor bien patrimonial del partido los controles deberían ser aún más estrictos. Es atribución del municipio controlar la correcta presentación de toda la documentación que implica una obra como también su aprobación, que incluye,  el cálculo estructural.
Es de esperar que pueda realizarse la correcta verificación de las obras como de la documentación presentada. De lo contrario la historia del hotel continuará en un limbo en el cual nadie se hace responsable de lo que sucedió ni se hará de lo que pueda suceder.





martes, 2 de enero de 2018

El “siga-siga”de Lamolina y el Hotel Boulevard Atlántico de Mar del Sud.


Francisco  Lamolina, árbitro internacional del fútbol argentino, fue el principal referente de un estilo de arbitraje en el que se obviaban ciertas incidencias del juego con tal de dar continuidad al espectáculo. El “siga-siga” de Lamolina marcará una época en oposición a la rígida interpretación que hacía otro árbitro,  Javier Castrilli, sobre  las mismas instancias.
Mar del Sud, en clave futbolera y en referencia a las obras del hotel, seguirá la línea del primero y el “siga-siga” se convertirá en un marca, en una forma de encarar las tareas.
El 16 de julio de 2016 el diario La Nación publicaba un artículo firmado por Darío Palaveccino, su corresponsal en Mar del Plata, en el cual se afirmaba: Hace más de 8 meses que el municipio paralizó los trabajos contratados por el actual propietario del inmueble Horacio Domenicone. “Había fallas en la documentación de profesional responsable, graves falencias de seguridad y tampoco se estaba respetando el patrimonio arquitectónico”. Estos datos, expresados a La Nación por el entonces Secretario de Planeamiento de General Alvarado Alfredo Aguilar, permiten suponer que desde alrededor de diciembre de 2015 las obras del hotel están paradas.
Las fotos que acompañan el artículo de La Nación resultan a la vez sorprendentes. En primer plano se pueden observar viguetas pretensadas, un montículo de piedra partida, como así también restos de bloques de telgopor entre los escombros, todos elementos necesarios para realizar entrepisos lo cual nos permite inferir la materialización de los mismos.
  
Diario La Nación.16 de junio de 2016. Del lujo a la ruina. La frustrada recuperación del Hotel Boulevard Atlantic.



Diario La Nación.16 de junio de 2016. Del lujo a la ruina. La frustrada recuperación del Hotel Boulevard Atlantic.

Ahora bien, si las obras estaban detenidas y con una clausura desde hacía 8 meses: ¿Cómo pudo ser posible su realización?

Otras fotografías anteriores, de fines noviembre del 2015, mostraban la desaparición de la escalera principal del edificio, hecho que fuera denunciado por esas fechas por el blog y que de acuerdo a testimonios, sabemos que fue reconstruida en hormigón.
Hacia julio de 2016 nuevas imágenes mostraban frente al hotel nuevas viguetas, arena y piedra así como perfiles galvanizados con los que posteriormente es posible se haya cubierto el sector de la escalera[1].

Facebook. Casa Radical Albano Honores. 20 de julio 2016

¿Si la escalera no existía a fines de noviembre de 2015, con el enorme perjuicio patrimonial de su desaparición, cómo puede ser que hoy exista una nueva de hormigón a la que inclusive se le ha construido su techo?

Hacia fines de diciembre de 2016 nuevas viguetas, arena y piedra podían observarse frente al hotel, vestigios irrefutables de obras que continuaban en su interior.
O bien fueron burlados durante todo el 2016 los controles municipales, o bien existió un aval para continuar las obras, en silencio y sin permiso de obra alguno. El “siga – siga” de Lamolina se manifestaba en su máxima expresión.
La orden era clara, continuar la obra a cualquier precio, por menores que sean las tareas pero continuar. Había que ocultar los enormes desaciertos que implicaron la pérdida total de los interiores del edificio, lo no visible, que había sido desmantelado por completo desapareciendo así todos los forjados de madera originales, entre otros elementos ya denunciados, comprometiendo la estabilidad de los muros del edificio. De allí la mención de Aguilar relativa a las falencias de seguridad. Pero algo había que hacer, no podía dejarse el edificio así vacío, ultrajado y de allí la vista gorda a la construcción de los nuevos entrepisos.
Ahora bien: ¿Existió algún profesional a cargo del cálculo estructural y su materialización?. ¿Quién firmó sus planos?. ¿Se habrá construido una estructura independiente con bases, columnas y vigas o se habrán utilizado sus muros centenarios asentados en barro para recibir su nuevo sistema estructural?. ¿Verificarán sus entrepisos de viguetas y ladrillos de telgopor a las nuevas cargas?. 

Continuar con la fachada, lo visible, era imposible. Los errores de factura y las desacertadas decisiones que se tomaron sobre su realización habían determinado su pérdida. De allí que las obras quedaran detenidas en el tiempo, pero el concepto del “siga siga”  seguirá en pie y en menor medida con operaciones poco perceptibles durante el 2017 como la realización de las pequeñas losas de los balcones de su fachada o de mayor impacto como la demolición de los muros originales del cerco del frente. Este hecho impune, justificado en el estado de colapso que presentaba, hizo tabla rasa con el cerco que será reconstruido a las apuradas pero simplificando su diseño y careciendo de todas las  molduras que hacían a su diseño.

M. Bustillo. Agosto 2017.

Al día de hoy el estado del edificio es realmente penoso. Las obras siguen “paradas y clausuradas” entendiendo esto como un eufemismo que permite interpretar que las obras siguen a cuentagotas, sin dirección profesional, sin proyecto alguno, sin permiso y con un tufillo a sálvese quien pueda desde el municipio que busca, desde hace más de 4 años, soluciones a un tema en el que los errores son demasiados y muy difíciles de ocultar, pero que dejan a la vista su enorme complicidad en este terrible desastre patrimonial.
“Siga - siga Lamolina”.

Foto. C. Picafeces. Diciembre 2017








[1] Fotos. Facebook Casa Radical Albano Honores. 20 de Julio de 2016.

domingo, 5 de noviembre de 2017

Inventario de un expolio.

¿Cómo pudo suceder? No hay muchas explicaciones al respecto, pero en el plazo de poco más de 5 años el Hotel Boulevard Atlántico de Mar del Sud fue completamente desmantelado.
Ya no queda nada de ese patrimonio tan caro a General Alvarado. Quizás aún no se haya tomado conciencia del daño producido pero a partir del desguace de principios del 2012 y con la excusa del proyecto de un grupo inversor desaparecieron del hotel, entre otros elementos:

.-44 Puertas de sus galerías.
.-88 postigos
.-176 celosías.
.-43 puertas interiores
.-320 tirantes de entre 4 y 5m de longitud
.-490m2 de pinotea
.-860 ml de alfajías
.-9000 ladrillos de la cubierta de sus galerías.
.-Fallebas, herrajes, innumerables metros lineales  de zócalos, contramarcos y demás. 

 Feb 2012 2014-2017 Construcciones clandestinas 2016.

Lo insólito es que nadie vio nada. Nadie denunció lo que pasaba y mucho de este material fue vendido en corralones de la zona que seguramente, y dado el enorme volumen,  conservarán aún en parte, Patrimonio de General Alvarado y al que inclusive protegían ordenanzas sancionadas por su propio Consejo Deliberante.
Pero estos hechos tan lejanos en el tiempo continuarán a partir de principios de 2014 con la excusa de un nuevo proyecto al que se apoyó con entusiasmo ante el oprobio de la caída del grupo inversor anterior. Así desparecerán:
  
.-300m2 de pizarra.
.-370m2 de entablonado de madera de sus techos.
.-220ml de molduras de antepechos.
.-120ml de molduras de sus ventanas.
.-46ml de molduras en las cargas del edificio.
.-46ml de cornisa.
.-85 modillones.
.-12 balcones.
.-2 mensulones originales parcialmente destruidos.
.-400m2 de revoque original equivalente a la totalidad de la fachada principal.
.-92 ml de molduras varias.
.-75 pedadas de madera de  su escalera.
.-75 alzadas de madera.
.-Su descanso.
.-114 tirantes de madera sobre planta baja
.-45 tirantes bajo comedor
.-510m2 de pinotea
.-30 puertas interiores.
.-350m2 de mamposterías varias.
.-El portón de acceso.
.-Las cuatro lucarnas.
.-80ml de barandas de los patios (30 unidades de 2,90ml)
.-34 carpinterías exteriores de su cuerpo principal.
.-Sus celosías y postigones.
.-Fallebas y herrajes  de esas carpinterías.
.-Innumerables metros lineales de zócalos, contramarcos y demás. 

  Ago-nov 2013  2014-2017  Construcciones clandestinas 2016.

Hoy el edificio es una cáscara vacía de elementos y de significados. Quizás nuevos proyectos impulsen las esperanzas de ver al edificio en pié nuevamente, pero: ¿Cómo creer? Su inversor es el mismo desde 2014 a la fecha, avalando con su dinero  los enormes errores de factura realizados y que en más de tres 3 años y medio ni siquiera ha podido culminar con profesionalidad siquiera una sola de las tareas emprendidas. Se ha perdido por mala factura su fachada principal, se ha mal ejecutado su cubierta, se ha realizado erróneamente su escalera principal, se ha demolido la totalidad de su interior sin tener siquiera aprobación por parte del municipio,  ¿la tuvieron?. Se han realizado construcciones clandestinas que incluso destruyeron muros perimetrales originales del hotel, como también se han continuado las obras, pese a la supuesta clausura que pesa sobre el edificio, burlando aviesamente todas las  reglamentaciones  vigentes.
No seamos hipócritas, nada de esto hubiese sido posible sin la venia del municipio que debió velar por la preservación de su mayor bien patrimonial y que no lo hizo. ¿Qué intereses se esconden detrás de estos errores?, ¿Sólo negligencia?.
No seamos hipócritas, nada de esto hubiese sucedido tampoco sin el silencio temeroso de muchos que sabían lo que estaba ocurriendo justificado en el “algo están haciendo” cuando era evidente que el edificio estaba siendo destruido. Nada de esto hubiese pasado sin el apoyo entusiasta de unos pocos que vieron la posibilidad de hacer sus propios“negocios” ante el paso al costado del gobierno municipal.
Permítanme finalmente ser escéptico, pesimista y tal cual me dijera un amigo, cuya familia fuera de aquellos pioneros que hicieron Mar del Sud, quizás sólo sea un optimista bien informado.

Foto Miguel Bustillo. 2017