Vista 1945

Vista 1945
Hotel Boulevard Atlántico. Mar del Sud. Año 1945. Archivo Pablo Grigera

sábado, 14 de abril de 2018

Hotel Boulevard Atlántico. ¿Quién se hace responsable?


En estos últimos días el diario La Capital de Mar del Plata ha publicado un artículo acerca de la continuidad de las obras en el Hotel Boulevard Atlántico de Mar del Sud.
Esto presupone la existencia de un permiso municipal,  inexistente desde noviembre de 2013 a la fecha, pero ¿quién se hace responsable de la ejecución de la estructura de entrepisos y balcones realizada?
A partir de estos hechos surgen un sinnúmero de interrogantes, a saber:
El reemplazo del forjado original de madera del edificio por una estructura de viguetas pretensadas y bloques de telgopor se apoya sobre una estructura de columnas y vigas de hormigón armado. ¿Dónde asientan dichas columnas? ¿En nuevas bases de hormigón o en las zapatas originales del edificio?
¿Por qué se horadaron los muros originales con los riesgos que ello implicó  para insertar las nuevas columnas cuando se debió independizar la estructura del edificio original?
¿Existen planos y cálculo estructural presentado previamente a las tareas y aprobado por el municipio con la firma del profesional responsable?
¿Por qué se emplean en algunos sectores   viguetas simples cuando la longitud de las mismas y su sobrecarga obligarían al uso de dobles viguetas? ¿Verificará la estructura?
¿Para qué sobrecarga y usos  fue calculada la estructura?
¿Cómo fueron construidos los balcones y cómo será el momento flector en su apoyo?
Si entendemos que el hotel es el mayor bien patrimonial del partido los controles deberían ser aún más estrictos. Es atribución del municipio controlar la correcta presentación de toda la documentación que implica una obra como también su aprobación, que incluye,  el cálculo estructural.
Es de esperar que pueda realizarse la correcta verificación de las obras como de la documentación presentada. De lo contrario la historia del hotel continuará en un limbo en el cual nadie se hace responsable de lo que sucedió ni se hará de lo que pueda suceder.





martes, 2 de enero de 2018

El “siga-siga”de Lamolina y el Hotel Boulevard Atlántico de Mar del Sud.


Francisco  Lamolina, árbitro internacional del fútbol argentino, fue el principal referente de un estilo de arbitraje en el que se obviaban ciertas incidencias del juego con tal de dar continuidad al espectáculo. El “siga-siga” de Lamolina marcará una época en oposición a la rígida interpretación que hacía otro árbitro,  Javier Castrilli, sobre  las mismas instancias.
Mar del Sud, en clave futbolera y en referencia a las obras del hotel, seguirá la línea del primero y el “siga-siga” se convertirá en un marca, en una forma de encarar las tareas.
El 16 de julio de 2016 el diario La Nación publicaba un artículo firmado por Darío Palaveccino, su corresponsal en Mar del Plata, en el cual se afirmaba: Hace más de 8 meses que el municipio paralizó los trabajos contratados por el actual propietario del inmueble Horacio Domenicone. “Había fallas en la documentación de profesional responsable, graves falencias de seguridad y tampoco se estaba respetando el patrimonio arquitectónico”. Estos datos, expresados a La Nación por el entonces Secretario de Planeamiento de General Alvarado Alfredo Aguilar, permiten suponer que desde alrededor de diciembre de 2015 las obras del hotel están paradas.
Las fotos que acompañan el artículo de La Nación resultan a la vez sorprendentes. En primer plano se pueden observar viguetas pretensadas, un montículo de piedra partida, como así también restos de bloques de telgopor entre los escombros, todos elementos necesarios para realizar entrepisos lo cual nos permite inferir la materialización de los mismos.
  
Diario La Nación.16 de junio de 2016. Del lujo a la ruina. La frustrada recuperación del Hotel Boulevard Atlantic.



Diario La Nación.16 de junio de 2016. Del lujo a la ruina. La frustrada recuperación del Hotel Boulevard Atlantic.

Ahora bien, si las obras estaban detenidas y con una clausura desde hacía 8 meses: ¿Cómo pudo ser posible su realización?

Otras fotografías anteriores, de fines noviembre del 2015, mostraban la desaparición de la escalera principal del edificio, hecho que fuera denunciado por esas fechas por el blog y que de acuerdo a testimonios, sabemos que fue reconstruida en hormigón.
Hacia julio de 2016 nuevas imágenes mostraban frente al hotel nuevas viguetas, arena y piedra así como perfiles galvanizados con los que posteriormente es posible se haya cubierto el sector de la escalera[1].

Facebook. Casa Radical Albano Honores. 20 de julio 2016

¿Si la escalera no existía a fines de noviembre de 2015, con el enorme perjuicio patrimonial de su desaparición, cómo puede ser que hoy exista una nueva de hormigón a la que inclusive se le ha construido su techo?

Hacia fines de diciembre de 2016 nuevas viguetas, arena y piedra podían observarse frente al hotel, vestigios irrefutables de obras que continuaban en su interior.
O bien fueron burlados durante todo el 2016 los controles municipales, o bien existió un aval para continuar las obras, en silencio y sin permiso de obra alguno. El “siga – siga” de Lamolina se manifestaba en su máxima expresión.
La orden era clara, continuar la obra a cualquier precio, por menores que sean las tareas pero continuar. Había que ocultar los enormes desaciertos que implicaron la pérdida total de los interiores del edificio, lo no visible, que había sido desmantelado por completo desapareciendo así todos los forjados de madera originales, entre otros elementos ya denunciados, comprometiendo la estabilidad de los muros del edificio. De allí la mención de Aguilar relativa a las falencias de seguridad. Pero algo había que hacer, no podía dejarse el edificio así vacío, ultrajado y de allí la vista gorda a la construcción de los nuevos entrepisos.
Ahora bien: ¿Existió algún profesional a cargo del cálculo estructural y su materialización?. ¿Quién firmó sus planos?. ¿Se habrá construido una estructura independiente con bases, columnas y vigas o se habrán utilizado sus muros centenarios asentados en barro para recibir su nuevo sistema estructural?. ¿Verificarán sus entrepisos de viguetas y ladrillos de telgopor a las nuevas cargas?. 

Continuar con la fachada, lo visible, era imposible. Los errores de factura y las desacertadas decisiones que se tomaron sobre su realización habían determinado su pérdida. De allí que las obras quedaran detenidas en el tiempo, pero el concepto del “siga siga”  seguirá en pie y en menor medida con operaciones poco perceptibles durante el 2017 como la realización de las pequeñas losas de los balcones de su fachada o de mayor impacto como la demolición de los muros originales del cerco del frente. Este hecho impune, justificado en el estado de colapso que presentaba, hizo tabla rasa con el cerco que será reconstruido a las apuradas pero simplificando su diseño y careciendo de todas las  molduras que hacían a su diseño.

M. Bustillo. Agosto 2017.

Al día de hoy el estado del edificio es realmente penoso. Las obras siguen “paradas y clausuradas” entendiendo esto como un eufemismo que permite interpretar que las obras siguen a cuentagotas, sin dirección profesional, sin proyecto alguno, sin permiso y con un tufillo a sálvese quien pueda desde el municipio que busca, desde hace más de 4 años, soluciones a un tema en el que los errores son demasiados y muy difíciles de ocultar, pero que dejan a la vista su enorme complicidad en este terrible desastre patrimonial.
“Siga - siga Lamolina”.

Foto. C. Picafeces. Diciembre 2017








[1] Fotos. Facebook Casa Radical Albano Honores. 20 de Julio de 2016.

domingo, 5 de noviembre de 2017

Inventario de un expolio.

¿Cómo pudo suceder? No hay muchas explicaciones al respecto, pero en el plazo de poco más de 5 años el Hotel Boulevard Atlántico de Mar del Sud fue completamente desmantelado.
Ya no queda nada de ese patrimonio tan caro a General Alvarado. Quizás aún no se haya tomado conciencia del daño producido pero a partir del desguace de principios del 2012 y con la excusa del proyecto de un grupo inversor desaparecieron del hotel, entre otros elementos:

.-44 Puertas de sus galerías.
.-88 postigos
.-176 celosías.
.-43 puertas interiores
.-320 tirantes de entre 4 y 5m de longitud
.-490m2 de pinotea
.-860 ml de alfajías
.-9000 ladrillos de la cubierta de sus galerías.
.-Fallebas, herrajes, innumerables metros lineales  de zócalos, contramarcos y demás. 

 Feb 2012 2014-2017 Construcciones clandestinas 2016.

Lo insólito es que nadie vio nada. Nadie denunció lo que pasaba y mucho de este material fue vendido en corralones de la zona que seguramente, y dado el enorme volumen,  conservarán aún en parte, Patrimonio de General Alvarado y al que inclusive protegían ordenanzas sancionadas por su propio Consejo Deliberante.
Pero estos hechos tan lejanos en el tiempo continuarán a partir de principios de 2014 con la excusa de un nuevo proyecto al que se apoyó con entusiasmo ante el oprobio de la caída del grupo inversor anterior. Así desparecerán:
  
.-300m2 de pizarra.
.-370m2 de entablonado de madera de sus techos.
.-220ml de molduras de antepechos.
.-120ml de molduras de sus ventanas.
.-46ml de molduras en las cargas del edificio.
.-46ml de cornisa.
.-85 modillones.
.-12 balcones.
.-2 mensulones originales parcialmente destruidos.
.-400m2 de revoque original equivalente a la totalidad de la fachada principal.
.-92 ml de molduras varias.
.-75 pedadas de madera de  su escalera.
.-75 alzadas de madera.
.-Su descanso.
.-114 tirantes de madera sobre planta baja
.-45 tirantes bajo comedor
.-510m2 de pinotea
.-30 puertas interiores.
.-350m2 de mamposterías varias.
.-El portón de acceso.
.-Las cuatro lucarnas.
.-80ml de barandas de los patios (30 unidades de 2,90ml)
.-34 carpinterías exteriores de su cuerpo principal.
.-Sus celosías y postigones.
.-Fallebas y herrajes  de esas carpinterías.
.-Innumerables metros lineales de zócalos, contramarcos y demás. 

  Ago-nov 2013  2014-2017  Construcciones clandestinas 2016.

Hoy el edificio es una cáscara vacía de elementos y de significados. Quizás nuevos proyectos impulsen las esperanzas de ver al edificio en pié nuevamente, pero: ¿Cómo creer? Su inversor es el mismo desde 2014 a la fecha, avalando con su dinero  los enormes errores de factura realizados y que en más de tres 3 años y medio ni siquiera ha podido culminar con profesionalidad siquiera una sola de las tareas emprendidas. Se ha perdido por mala factura su fachada principal, se ha mal ejecutado su cubierta, se ha realizado erróneamente su escalera principal, se ha demolido la totalidad de su interior sin tener siquiera aprobación por parte del municipio,  ¿la tuvieron?. Se han realizado construcciones clandestinas que incluso destruyeron muros perimetrales originales del hotel, como también se han continuado las obras, pese a la supuesta clausura que pesa sobre el edificio, burlando aviesamente todas las  reglamentaciones  vigentes.
No seamos hipócritas, nada de esto hubiese sido posible sin la venia del municipio que debió velar por la preservación de su mayor bien patrimonial y que no lo hizo. ¿Qué intereses se esconden detrás de estos errores?, ¿Sólo negligencia?.
No seamos hipócritas, nada de esto hubiese sucedido tampoco sin el silencio temeroso de muchos que sabían lo que estaba ocurriendo justificado en el “algo están haciendo” cuando era evidente que el edificio estaba siendo destruido. Nada de esto hubiese pasado sin el apoyo entusiasta de unos pocos que vieron la posibilidad de hacer sus propios“negocios” ante el paso al costado del gobierno municipal.
Permítanme finalmente ser escéptico, pesimista y tal cual me dijera un amigo, cuya familia fuera de aquellos pioneros que hicieron Mar del Sud, quizás sólo sea un optimista bien informado.

Foto Miguel Bustillo. 2017

lunes, 9 de octubre de 2017

¿Una nueva tragedia para el patrimonio de General Alvarado?

"Un pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla".Anónimo.


En estos últimos tiempos se ha podido observar la colocación de alambrados y cercos en las tierras del Remanso ubicadas al noreste de Mar del Sud. Estos hechos no serían extraños dada la presencia de pobladores y animales en la zona. Lo que resulta atípico es  la presencia de una garita de seguridad y guardias que vigilan todo el sector en cuestión. ¿Quién es la empresa propietaria?, ¿Qué se cuida desde ella?, ¿Quiénes son los propietarios de las mismas? Lo singular del caso es que las habladurías populares refieren a proyectos de viviendas en una ubicación más que privilegiada y frente al mar.
En aquel lejano 2012 cuando se iniciaba el desguace del  contrafrente del Hotel Boulevard Atlántico de Mar del Sud, también se señalaba la existencia de un proyecto para el hotel que obviaba ese sector del edificio, Monumento Histórico Municipal, para colocar allí una piscina.
Desgraciadamente esas habladurías se confirmarían en el tiempo y el hotel perderá así todo ese sector ante las irresponsables tareas de desguace que el edificio sufriera en pos de un proyecto, que fracasaría al poco tiempo.
Hablar del Remanso es remitirse a los inicios de Mar del Sud, al proyecto urbanístico surgido a partir de 1888 a instancias de una Sociedad Anónima que construiría un hotel para albergar a los futuros propietarios de los lotes y a los veraneantes. El hotel tendrá una vida efímera y sus restos yacen enterrados allí descubiertos a fines del 2010 por el cineasta Laureano Clavero, noticia que ha sido profusamente reflejada en medios locales, nacionales e internacionales.
Es imperioso por todo lo expresado que la zona sea protegida legalmente impidiendo construcciones que pudiesen  alterar dicho patrimonio arqueológico así como también el natural, evitando repetir el mismo tipo de acciones que llevaron a la pérdida del Hotel Boulevard Atlántico de Mar del Sud.
Quizás quede como una triste paradoja que un sector del cerco de alambre colocado haya sido reemplazado por una estructura de tirantes y madera conformada por piezas machihembradas de pinotea de “sospechosa similitud” con las desmanteladas en el  hotel.
De no actuarse con premura, las tierras podrían ser arrasadas sumando así General Alvarado una nueva pérdida a su rico patrimonio cultural. 
¿Habremos aprendido la lección?  

 
Archivo P.Grigera. 2017

Archivo P.Grigera. 2017.


sábado, 23 de septiembre de 2017

A propósito de las lluvias.


Según los datos recabados por el Servicio Meteorológico Nacional las precipitaciones anuales para la zona de Miramar podrían calcularse en alrededor de 850mm, es decir aproximadamente un poco más de 70 mm por mes en promedio.
Si tomamos que 1mm de agua caída equivale a 1 litro de agua en 1m2 de superficie, esos 850 mm equivaldrían a 850 litros  ó 85cm de altura  en 1m2 de superficie.
En septiembre de 2014 se iniciaron los trabajos sobre la cubierta del Hotel Boulevard Atlántico de Mar del Sud reemplazando las históricas piezas de pizarra de su frente por una nueva cubierta pero, en este caso,  de chapa trapezoidal color. Esta tarea llevará aproximadamente un año siendo reemplazado sólo el frente de la cubierta, es decir lo que se ve, dejando el contrafrente a la intemperie.
Era claro que lo importante era mostrar las obras pero también, al priorizar el frente,  se obviaba el contrafrente al cual se le habían levantado sus chapas y parte del entablonado permitiendo así que el agua de lluvia continuara ingresando al edificio. Se proseguía así destruyendo lo poco que quedaba de su interior, descartado en el proyecto presentado por el grupo inversor original y que fuera continuado por los subcontratistas que siguieron con las obras.
A estas alturas ya no caben dudas que esto fue premeditado y los aproximadamente 70 mm mensuales de agua de lluvia, que equivalen a 26.000 litros de agua por mes ingresada en el cuerpo principal del edificio, se transformarán  al cabo de un año en la insólita cifra de 312.000 litros de agua.
Si la planta baja del cuerpo principal del edificio fuese una superficie estanca los litros de agua caída en todos estos años equivaldrían a casi 2.55m de altura lo cual  representa un poco más del alto  de las carpinterías, que en su mayoría, el hotel ya ha perdido.
En la actualidad la cubierta ni siquiera ha sido completada y su propietario ha sido exhortado, según lo afirmara en el año 2016 el Secretario de Planeamiento de General Alvarado Alfredo Aguilar[1] , al reemplazo de las chapas, cosa que al día de hoy no ha ocurrido.
Al cumplirse en estos días tres  años de iniciadas las tareas que llevaron a la pérdida de la histórica cubierta del hotel: Que no nos tape el agua.



Archivo P.Grigera.



[1] Diario La Nación 16 de julio de 2016. “tendrá que hacer correcciones (en referencia al propietario). Una, fundamental, porque insiste en techar el hotel con chapa trapezoidal como la que ya colocaron. Lo autorizado menciona réplicas de pizarra negra”. 

miércoles, 20 de septiembre de 2017

La desaparición de las lucarnas.

Otra de las grandes pérdidas del hotel ha sido, sin lugar a dudas, su cubierta de pizarra. Irresponsablemente reemplazada por una de chapa trapezoidal color, no sólo se barrió con las pizarras, celosamente conservadas en su frente, sino también con su estructura de soporte. Pero no sólo desapareció su cubierta sino también lo hicieron sus lucarnas.
Si bien eran puramente decorativas, hacían a la imagen del edificio. No eran las originales, colocadas en 1891, que las viejas fotografías nos muestran con distinta morfología de las que siempre hemos conocido y que quizás fueran  reemplazadas en la década del 30’ cuando el hotel fue intervenido para adecuarlo a usos más modernos.
En palabras de los responsables que continuaron con las obras luego de la defección del grupo inversor,  las mismas “se harán nuevas pero sólo a modo decorativo”.
A  casi tres años de su desaparición no hay rastros de las lucarnas al igual que ocurre con  tantos otros elementos de valor perdidos en estos últimos años. La mención acerca de su nueva hechura nos permitiría presagiar su destrucción, que con la excusa del mal estado cobrará también como víctimas a molduras, modillones, pizarras, el portón principal  y demás elementos patrimoniales del hotel. El reemplazo de estos por piezas nuevas no sólo ha sido un disparate sino también un papelón  donde faltantes, cambios de diseño, orientación y demás han desvirtuado por completo la fachada principal del edificio.¿Serán las lucarnas un despropósito más?  
Esperemos finalmente que las lucarnas  puedan volver a ocupar el lugar que les corresponde.De no ser así, el hotel y Mar del Sud  sumarán una nueva pérdida a su valioso patrimonio que no se supo, pudo, ni quiso conservar.







viernes, 25 de agosto de 2017

El otro puente de Mar del Sud.


Según el diccionario de la Real Academia Española un puente es una “construcción de ladrillo, madera, hierro, hormigón, etc, que se construye y forma sobre los ríos, fosos y otros sitios para poder pasarlos”.
De raíz latina la palabra puente, pons-pontis, es sinónimo de enlace, vínculo, conexión. Un puente vincula una orilla con otra, un pueblo con otro, aunque muchas veces también los separa.
En estos últimos tiempos con la caída del puente sobre el arroyo La Tigra, se ha roto un vínculo, un enlace con el sector  sud-oeste de la localidad.
Construido en forma provisoria a causa de la caída del “puente de Sánchez” en la crecida del 2014, su precariedad y mala construcción fue un paliativo que olvidó la necesidad real de construir un verdadero puente, un vínculo sólido entre las dos orillas.
Pero Mar del Sud tiene también otro puente destruido, que en este caso y metafóricamente une, ya no dos orillas, sino el pasado y el presente de la localidad: el Hotel Boulevard Atlántico.
Unos pocos días antes de la caída del puente de La Tigra también “cayó” su muro perimetral, en silencio. Sus restos esparcidos en la vereda fueron una triste imagen de ese vínculo roto, y su demolición total unos días después, un despropósito más al que las obras del hotel nos tienen acostumbrados.
Quizás la demolición de ese límite entre el pueblo y el hotel sea una imagen repetida que nos recuerda que en definitiva, sin buenos “vínculos ni conexiones”, Mar del Sud no va a salir nunca de su propia realidad.

Archivo P. Grigera. Julio 2017.

Archivo P. Grigera. 1997

Archivo P.Grigera. Agosto 2017.