Vista 1945

Vista 1945
Hotel Boulevard Atlántico. Mar del Sud. Año 1945. Archivo Pablo Grigera

sábado, 27 de diciembre de 2014

Cuantificando el desguace de 2012

En trabajos  anteriores hemos mencionado a febrero del 2012 como  la fecha de inicio del desguace del contrafrente del Hotel Boulevard Atlántico de Mar del Sud, coincidente quizás con las promesas efectuadas al poseedor del bien, por parte de un grupo inversor.  La puesta en valor del edificio que estos pregonaban y lo descartable que resultaban al nuevo proyecto las alas de habitaciones y galerías de sus patios, determinaron que fuesen desmanteladas y vendidas carpinterías, pisos de pinotea, tirantes, barandas de hierro, fallebas y demás, pese a ser el edificio Monumento Histórico Municipal por la ordenanza 247/88 del Honorable Consejo Deliberante del Partido de Gral Alvarado.

Archivo P. Grigera. 2012

Muchas veces la cuantificación de los daños representa el sólo y frío hecho de registrar esas pérdidas invalorables del patrimonio de Gral Alvarado, sin tomar conciencia de la magnitud de la pérdida ni del hecho en sí: 44 puertas ventanas de dos hojas con postigos interiores de madera de cedro, 174 celosías de madera, más de 500 m2 de pinotea, 88 fallebas importadas, cientos de metros de tirantes de pinotea, 84 ml de baranda de hierro forjado de las galerías, puertas interiores, perfiles doble T, etc.  A esto habría que sumarle los numerosos materiales, de los cuales desconocemos si han sobrevivido, hasta que no se realice un exhaustivo inventario de las pérdidas que ha sufrido el edificio a partir del anuncio del proyecto, que por aquellos años el grupo inversor planeaba realizar para el hotel, antes de caer  en desgracia a fines de octubre de 2013.

Archivo P. Grigera.2012

Pero el hecho más terrible de todo esto es que también se puede cuantificar económicamente la pérdida de estos materiales, a partir analizar el precio de mercado de elementos similares a los desaparecidos, pudiéndose establecer así el importante  rédito que  esas ventas, que lesionaron por completo el patrimonio del hotel, dejaron a sus responsables.
Si consideramos que se publicitan, en portales de venta de antigüedades, puertas ventanas con postigones a valores de entre 3500 y 7000 pesos, podemos cuantificar en esas 44 carpinterías desaparecidas una suma extraordinaria de dinero. Ni que hablar de las antiguas celosías, que si hubiesen sido vendidas individualmente  habrían dejado un rédito de varias decenas de miles de pesos, o al igual que la venta de los puños de fallebas y sistemas completos de herrajes de accionamiento que tienen buen valor en el mercado de antigüedades.





La pinotea , vendida según testimonios a carpinteros de la zona, se cotiza muy bien ya que el m2 de la misma se  valora entre 450$ y 600$  dependiendo de su estado y su pertenencia a un piso superior o a una planta baja, ya que se diferencian por la presencia o no de  humedad en las mismas. Sus más de 500m2 nos muestran la magnitud del negocio y del desastre también.
Quizás el costo de los tirantes de madera sea también una presa valorada por los anticuarios y corralones de demolición, dada la excelente calidad de los mismos pero en este caso dependiente siempre de su estado de conservación.
La última gran pérdida del edificio han sido los más de 80ml de baranda de sus galerías, las cuales sobrevivieron al lento paso del tiempo y a la demolición inicial, pero no a la codicia de los que lucraron con su venta.
Como podemos observar, el desguace del edificio no sólo alteró para siempre el destino del Hotel Boulevard Atlántico de Mar del Sud, sino que también generó un rédito económico, más que importante y valuado en varios cientos de miles de pesos, a los propios responsables del desastre.

¿Qué hubiera pasado si esto hechos acontecían en el Coliseo Romano, en el Cabildo de Buenos Aires o en cualquier edificio de importancia patrimonial?
Queremos suponer, que el Hotel Boulevard Atlántico de Mar del Sud debiera significar para los habitantes del Partido de General Alvarado lo mismo que el Coliseo para los romanos o el Cabildo para todos los Argentinos: un hito patrimonial, por lo que las implicancias referidas a estos hechos, en cualquiera de los casos mencionados, hubiesen producido un escándalo de proporciones mayúsculas así como también renuncias entre los funcionarios responsables. Desgraciadamente en el caso del Hotel Boulevard Atlántico las responsabilidades se diluyen con el paso del tiempo, nadie ha renunciado  y las obras actuales intentan por todos los medios de hacer  olvidar lo acontecido con obras que carecen en lo más mínimo del profesionalismo que el edificio requiere en su intervención.

¿Porqué a tres años de los hechos aún no ha actuado fiscal alguno inquiriendo sobre dicha situación?
¿Porqué no han sido aplicadas las penas que establece el Código de Preservación Patrimonial del Municipio a los responsables de los hechos?

Desgraciadamente el silencio del municipio, ocultando bajo las obras que se realizan en la actualidad, y que tal cual refiriera la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires carecían de todo permiso de obra y legalidad, continúa. Al día de hoy aún no han emitido comentario alguno que intente comprender su accionar ni que explique cómo desaparecieron, ante sus propias narices, todos los elementos citados anteriormente del que es quizás el edificio de mayor valor patrimonial del Partido.
A más de un año de iniciadas las obras las mismas carecen de Cartel de Obra y desconocemos la existencia de un proyecto de intervención sobre el edificio, lo cual se suma a la inexistencia de controles  por parte de los organismos Nacionales, Provinciales o Municipales referidos al tema y los cuales debieron ser consultados por el municipio.

Esperemos finalmente, cuando ya nos acercamos al  tercer  aniversario del inicio del desguace del edificio, que las propias autoridades puedan exponer definitivamente sus aclaraciones en referencia a los sucesos de 2012 así como también sea hora de que los responsables del mismo puedan ser juzgados en consecuencia.

Diario Clarín. 13 de julio de 2012

2 comentarios:

  1. Según cuentan, el producto de la venta de las partes fue directo al casino de Miramar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás tenga que buscar bajo la ruleta..... Gracias por la información

      Eliminar