Vista 1945

Vista 1945
Hotel Boulevard Atlántico. Mar del Sud. Año 1945. Archivo Pablo Grigera

martes, 28 de abril de 2015

¿Qué hacer con el Hotel Boulevard Atlántico de Mar del Sud?


Los últimos años del Hotel Boulevard Atlántico han sido un muestrario perfecto de lo que no se debe hacer. Mentiras, proyectos faraónicos, su desguace, falta de capacidad, nulos controles, un estado municipal ausente, etc, conforman un coctel explosivo que muy pocos se atreven a denunciar.
Al día de hoy observamos con estupor que a más de 8 meses de desmantelada la cubierta del edificio, sólo se ha reemplazado un sector del frente, y para colmo de males, por una cubierta de chapa trapezoidal que en nada condice con su pizarra original.
A más de 8 meses el contrafrente de su mansarda luce desmantelado permitiendo que el agua inunde al edificio ante cada lluvia caída; edificio, quizás ya vaciado, tal cual proponían los jóvenes del ya lejano grupo inversor y que tanto daño hicieran al hotel.
Hoy, las obras no avanzan, están paradas y a casi dos años de iniciadas, las mismas parecen mostrar que la imprudencia de sus actuales responsables se cobrará nuevamente como víctima, al viejo y centenario hotel de Mar del Sud.
Queda claro ya que las obras actuales buscan el deterioro del interior del edificio para dar curso a algún proyecto, que aún desconocemos, y así, en la ruina,  poder justificar las obras tal cual hiciera el viejo grupo inversor, cerebro del desguace del 2012.
¿Cuál es el proyecto del nuevo inversor?, ¿Lo hay?
A estas alturas del problema creo necesario discutir el futuro del edificio para que no siga el expolio de sus valores patrimoniales y para ello propongo:

1.- Detener las Obras.
Dada la importancia del edificio, quizás el edificio patrimonial más importante del Partido de Gral Alvarado, y ante la falta de respuestas concretas por parte de sus hacedores, que en casi dos años, no han tenido ni la capacidad, los medios, ni han podido culminar, siquiera, las obras de la fachada del edificio, ni su cubierta, dejando que el mismo continúe deteriorándose día a día, es imperioso suspender las obras actuales que atentan contra el futuro del edificio.

2.- Inventario de los daños sufridos por el edificio a partir del desguace de 2012.
Es imprescindible conocer el inventario exacto de las pérdidas que ha sufrido el edificio en estos años para así poder encarar cualquier tipo de obra de rescate del edifico, valorando los elementos sobrevivientes e impidiendo así que sucedan hechos como el desmonte de la cubierta de pizarras y su estructura portante, que hacían a la imagen del edificio y eran imprescindibles de mantener.

3.-Proyecto de intervención.
La carencia de un proyecto de intervención patrimonial del edificio ha conducido a los enormes errores que su hacedores han materializado sobre el mismo, perdiéndose así invalorables testimonios de su  pasado del edificio así como también falseando la realidad histórica del mismo con agregados que en nada condicen con su devenir en el tiempo. Es por ello fundamental que el proyecto de intervención del hotel sea publicitado y aprobado por la totalidad de las fuerzas políticas y sociales de Gral Alvarado, dado su carácter de Patrimonio Histórico Municipal. Para ello es fundamental también que vuelva a funcionar la Comisión de Preservación Patrimonial del Municipio, tal cual establece la ordenanza 307/2000.

4.-Fiscalización de las obras.
Las obras a realizar en el hotel, deberán ser fiscalizadas por los organismos de control o personas que el municipio designe. La importancia del mismo obliga también a que organismos Provinciales, Nacionales, ONG o particulares vinculados al tema patrimonial, sean consultados al respecto para asesorar acerca del desarrollo de las tareas.

5.-Penar a los responsables del desguace de 2012.
Es indispensable cumplir con la ordenanza 307/2000, llamada Código de Preservación Patrimonial, que sancionada por el Honorable Consejo Deliberante de Gral Alvarado, establece penas a los infractores a las mismas.

6.- Restitución del material saqueado.
Sería loable identificar donde está el material desaparecido en el 2012 y en lo posible que sea restituido al hotel.

7.- Posesión del Inmueble.
El Municipio debería tomar para sí la propiedad del edificio o en su defecto interesar a las autoridades provinciales. Las iniciativas privadas hasta el día de hoy han sido sendas aventuras que han sumido al edificio en una ruina. Habría quizás que explorar los caminos que lleven, tal cual ha ocurrido en otros contextos y con otros edificios de valor patrimonial, a tomar posesión del bien y sumarlo al acervo patrimonial del Partido. Los costos de esta operación carecen de significación en relación a la importancia que el  bien tiene para toda la comunidad del Partido.


Esperemos que a partir de estas propuestas se pueda iniciar un debate sobre el futuro del edificio, entendiendo al mismo, no sólo como un bien privado, sino también como un increíble testimonio del pasado y que debe ser valorado como propiedad de toda la comunidad de Gral Alvarado.




Archivo P. Grigera. Febrero de 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada